Sanatorio antituberculoso

Sanatorio antituberculoso en la Sierra de la Mosca

A principios del siglo XX, la tuberculosis se había convertido en la enfermedad más temible con tasas de mortalidad terribles; se empezaron a establecer planes de lucha y se construyeron preventorios y sanatorios en todas las provincias. Cáceres también tuvo su Sanatorio antituberculoso en la Sierra de la Mosca, en la zona del Portanchito. Construido a finales de la década de los veinte, era un edificio destacado para la época, de tres alturas, orientado al sudeste, con preciosas vistas a la zona del Risco y que incluso contaba con calefacción central.
En los años cincuenta, con el descubrimiento de la estreptomicina, la tuberculosis empezó a poder curarse con seguridad y los sanatorios empezaron a estar desiertos; unos se reutilizaron, otros, como el de Cáceres se abandonaron. Así permanecía en los años ochenta y noventa hasta que por su peligrosidad se derribó totalmente en el 2.002.
Me encantaría ver una foto de su época de esplendor, pero no he localizado ninguna.

Miguel Meneses Cruz

Lugar donde se tomó: Sierra de la Mosca
Año:
Autor:
Fuente: @cacerespasado

32 comentarios
  1. Teófilo Amores Mendoza
    Teófilo Amores Mendoza Dice:

    Magnífico documento Miguel. Creo que «hasta los cimientos» no, pues gracias a Dios han dejado algujos vestigios de la ubicación del Sanatorio. Creo que son piedras de los cimientos de la primera línea que se ve en la foto, al pie de esa fila de ventanas.

    Responder
  2. Antonio María Callejo Carbajo
    Antonio María Callejo Carbajo Dice:

    Rectifico y amplío la información:
    Según la página web del Ayuntamiento, el hospital antituberculoso
    fue construido en 1930 bajo el nombre de «Enfermería Victoria Eugenia». Durante la segunda República fue conocido como hospital o sanatorio antituberculoso; en la Guerra Civil fue utilizado como hospital de sangre, y después de la guerra volvió a ser Hospital antituberculoso. Fue abandonado hacia 1950, y el tiempo lo redujo a un montón de ruinas y escombros, por lo que el Ayuntamiento acordó su demolición en 2001 y la recuperación ambiental del entorno.

    Responder
  3. Javier Saez Maroto
    Javier Saez Maroto Dice:

    muy interesante la informacion,sobre un edificio mitico de la zona,lo que mucha gente no sabe que justo enfrente al otro margen de la carretera hay dos tumbas fenicias,que estaban perfectamente conservadas y se veian a simple vista,desconozco actualmente su estado,pero desde luego era muy curioso observarlas.

    Responder
  4. Teófilo Amores Mendoza
    Teófilo Amores Mendoza Dice:

    Los fenicios habitaron a las orillas del Mediterráneo: desde la actual Israel a las costas de nuestro Levante. Siempre pegados a la costa, sin alejarse más de 30 o 40 kms. de la costa. Viajaron y comerciaron, siempre por vías marítimas. No vinieron a esta zona para nada. Comerciaron en el sur de Portugal y de ahí no pasaron. — Pudieran ser tumbas de los Vettones, eso sí, que vivieron por aquí y de los que sí tenemos tumbas. Pero fenicios no.

    Responder
  5. Teófilo Amores Mendoza
    Teófilo Amores Mendoza Dice:

    No puedes usar «fenicios» y «tartessos» como sinónimos, porque no lo son. Los tartessos son originarios de lo que hoy en la zona de Huelva, gente de tierra adentro y no fundamentalmente marinos, como lis fenicios que, además son mediterráneos. Por esta vez, José Luis, discrepamos radicalmente.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *